Select Page
AREPA PATILLALERA EN AIRFRYER

Harold Hernando Caicedo  Daza – Medellín

Harold nació en Cali pero su familia vive en Medellín y usando la técnica aprendida en el Cesar, donde nació su padre, recreó la receta de la masa para arepa, la cual es remojada con agua y cambian por leche. 

 

Esta receta además tiene un componente de familia y frontera ya que no solo es recordar a sus abuelos, sino que también al estar tan cerca a la frontera con Venezuela, el  intercambio de productos autóctonos de los países permitía aportar una diferencia increíble a los alimentos; como el queso vallenato y la harina pan. Gracias a estos se mezclaban conservando la personalidad de cada cultura. 

 

Receta:

 

1 pocillo de harina pan

2 pocillos de queso costeño rallado

1.25 pocillos de leche

1 hoja de plátano

 

“Primero que todo rayamos el queso costeño y le añadimos la mitad al pocillo de Harina pan adicionamos toda la leche, amasamos, y por último adicionamos la otra parte del queso, cosa que no quede tan integrado como el primero y quede rústico en su apariencia; seguido a esto hacemos las bolitas con las dos manos, las aplastamos al ancho que más nos gusten, después las ponemos en la olla Airfryer en una hoja de bijao, cosa que no se peguen aportan el sabor a una temperatura de 350 ºF por 10 minutos o la mitad y las sacamos y les damos vuelta, las volvemos a poner a la misma temperatura por 10 minutos más, y buen provecho”.

 

‘’Por siglos tanto los venezolanos como los colombianos hemos sido pueblos hermanos, y algo en donde se refleja esa paridad es en un alimento heredado por nuestros ancestros, que es el maíz y lo cultivan en toda la región y que cocido y molido, es amasado dando una forma redonda, y que llevado a las brasas se constituye en un alimento ideal para desayunos y meriendas. Popularizar un alimento de nuestras raíces haciendo diferentes maneras de comerlas e integrarlas a la dieta diaria de esas dos naciones tan grandes y hermanas, aunque las hagamos diferentes, conservan el sabor e importancia en nuestra alimentación’’, Harold Caicedo.